Lo que nadie me dijo sobre emprender.

La curva del aprendizaje es extensa, por más buena que sea tu idea de negocio, el público meta no siempre está listo para tomarla; trabajarás mucho para mantener tu negocio, necesitarás dinero, dedicación, constancia; asesoría y acompañamiento de personas que conozcan más de este mundo y que te contagien de optimismo en los días de frustración.
Pondrás en práctica la paciencia y no habrá reconocimiento de la manera en que esperas por más bien que estés haciendo las cosas.

¿Por que decidí emprender? 
Porque soy inquieta, soñadora y trabajadora. Porque las ideas que Dios siembra en mí, se que darán frutos, porque estaba lista para conocerme y comprometerme con esta nueva faceta.
¡Ánimo emprendedores! No desistan, la perseverancia es clave en este proceso.

Dejar un comentario